© 2001 AlterGuia
Todos los derechos
reservados

OVNIS EN VENEZUELA

La presencia de ovnis en territorio venezolano es mucho más común de lo que muchos imaginan. Docenas de personas aseguran constantemente observan avistamientos en diferentes lugares, pero las más comunes son en Caracas (cerca del Cerro Ávila), Mérida, Coro y la Gran Sabana. Si usted es venezolano, sorpréndase con lo que encontrará en el presente reportaje..


Trabajo original de investigación de José Iglesias con apoyo de testimonios y fotografías suministradas por Carlos Rodríguez, José Ángel Marval, Jorge Cabrera, Jorge Francisco Cabrera (a quien agradecemos cedernos el derecho exclusivo de publicación de sus fotografías), Virgilio Echeverría y Carlos Marino. Sus correos han sido omitidos para proteger su privacidad. Todos los casos aquí narrados son verídicos y han sido corroborados antes de su publicación.

El sábado 22 de Julio del 2000, a partir de las 6:28 pm, y durante un lapso superior a los 30 minutos, el noreste de la ciudad de Caracas fue testigo de un hecho único: el avistamiento de un ovni de grandes dimensiones y con una enorme luminosidad que obligaba a utilizar lentes oscuros para poder observarlo. Pese a que estaba oculto tras una nube (un método normalmente utilizado para escapar de la mirada de curiosos), la cual usaba como pantalla o camuflaje, pudo percatarse que su color era plateado, con una cúpula superior amplia y en la parte inferior una aleta en forma de cono invertido (como una lengüeta). El suceso aconteció en la parte izquierda de la Universidad Simón Bolívar, pero encima de Fuerte Tiuna. No presentaba movimiento, al menos perceptible, manteniéndose inmóvil en todo momento. (Aclaramos para quienes viven fuera de Venezuela, que el Fuerte Tiuna en una base militar donde reciben entrenamiento los reclutas que cumplen su servicio militar obligatorio).
 El desconocido objeto volador debió ser observado por muchas personas,  aunque nada apareció en los medios de comunicación (radio, prensa o  televisión). Esa misma noche, a las 11:26 pm, se observó un objeto similar  en San Antonio de los Altos (a media hora de Caracas). Aparentemente se  trataba del mismo ovni. Es destacable que los radares del aeropuerto no  reportaron ninguna novedad, aunque es de suponer que los ovnis saben  evadir estas señales a fin de evitar ser descubiertos.
El acontecimiento fue filmado por un aficionado desde su casa, pero lamentablemente su cámara no funcionó, aparentemente por un mal funcionamiento. Tuvimos la oportunidad de entrevistarnos con esta persona y su esposo, quienes nos ofrecieron todos los detalles del caso, asegurándonos que no es la primera vez que observar un ovni, pero que si era la primera vez que veían algo de tales dimensiones. Se niega rotundamente que lo acontecido se trate de maniobras militares y mucho menos de experimentos secretos desarrollados con inimaginable tecnología de índole superior. Posteriormente se obtuvo información sobre un nuevo posible avistamiento en el Junquito (Caracas, Venezuela). Según narra un testigo presencial, como consecuencia de las lluvias en la noche del 25 de julio de 2000, hubo un apagón desde las 6:30 pm. Aproximadamente entre las 7:30 pm y las 9:15 pm, se observó la presencia de dos luces de color amarillo, que se movían entre sí e iban de un lugar a otro en la montaña, que está frente a la casa de la testigo.

A mediados del mes de Diciembre, un avistamiento de mayores proporciones sacudió a la comunidad ufológica venezolana: El 13 de Diciembre, en el horario comprendido entre las 9.30 am y las 11:15 am se reportó un avistamiento desde el sureste de la ciudad de Caracas, en la urbanización Prados del Este. Luego se dirigió al centro de Caracas, por la zona donde se encuentra el Consejo Nacional Electoral, área del edificio de los Tribunales. Se trató inicialmente de un grupo de cinco naves pequeñas. La central emanaba una luz roja y dos de cada lado emanaban luz amarillo blancuzca. Eso es lo que se vio desde Prados del Este. Ya en el centro de Caracas se presenciaron muchas más naves, todas pequeñitas, y aunque se encontraban a considerable altura, pudieron ser definidas como circulares.

Fuentes allegadas a nuestra publicación (y de nuestra total confianza) confirmaron el avistamiento entre las 9:30 am y 11:00 am, donde pudieron divisarse unos 30 ovnis sobrevolando la capital venezolana. Este es el informe del importante suceso, relatado por el amigo Carlos Rodríguez, con quien tuvimos oportunidad de conversar telefónicamente tras el e-mail recibido:


"Realmente no le presté atención al hecho porque pensaba que eran globos de esos que se sueltan en eventos, pero me extrañó la hora a la que estaban pasando, la cantidad y el brillo, sobre todo el brillo. Parecían esas nubes de papel aluminio que utilizaban en la segunda guerra mundial para despistar los radares, pero dado que gracias a su mensaje mucha gente también vio lo mismo creo que debemos estar atentos a los cielos en estos días. Recuerden que yo les he comentado anteriormente que se suelen ver muchos avistamientos a principios de mes".

"También querría informarles que el jueves pasado fue vista una gran luz en San Antonio de los Altos. Mucha gente del sector vio la luz que al principio pensaban que era un avión, pero esa no es ruta de aviones ni helicópteros, por ahora no tengo mayor información pero investigaré con mayor detalle ya que tengo unos familiares que viven en el sector".

Al mismo tiempo que recibimos esta comunicación, que hemos reproducido textualmente, nos suministraron más información altamente importante. He aquí la reseña del mismo, que aconteció en Porlamar (Isla de Margarita) y narrado por el amigo José Ángel Marval:

"Aproximadamente a las 21:40 del día 13 de diciembre, yo circulaba con mi vehículo por la Av. Circunvalación de Porlamar (frente al Sector Achípano) cuando observé un grupo de luces que se desplazaban por el cielo en dirección Este-Noroeste. La noche estaba completamente despejada. Detuve el carro a un lado de la vía para ver mejor, y al cabo de unos minutos otros tres vehículos hicieron lo mismo. Nos juntamos al final unas nueve personas. Las luces eran dieciséis, y volaban en dos grupos separados, en formación de diamante. La luz central de cada una de las formaciones emitía fuertes destellos naranja, en tanto que las restantes presentaban un color blanco. No emitían absolutamente ningún ruido. Estimo que se desplazaban aproximadamente a una altura de 2500 pies, y a una velocidad de mas o menos 600 o 700 nudos. A la altura de un pequeño cerro llamado Punta de las Cruces hicieron un violento viraje de casi 220 grados, dirigiéndose al Este, en dirección a Punta Ballenas. Terminaron desapareciendo en el interior de una extraña formación nubosa muy oscura, que apareció en el cielo justo en ese momento. El avistamiento duró unos quince minutos, hasta las 21:55. Puedo afirmar sin la menor duda que no se trataba de ninguna clase de avión conocido ni tampoco de helicópteros o cosa parecida. Esta mañana tuve la oportunidad de hablar con un viejo amigo que trabaja en la torre de control del aeropuerto Santiago Mariño, quien me informó que si bien no existió ningún contacto extraño en el radar en el lapso indicado, si se observó una extraña interferencia electromagnética de origen desconocido, que perturbó las comunicaciones y que duró desde las 21:37 hasta las 21:59".
 "Buenas noches, Sr. Iglesias. Parece que fuimos afortunados en el  día de hoy, ya que tuve la oportunidad de observar ese acontecimiento  de hoy, yo vi esas extrañas "naves" como a las 10:00 am. Yo pensaba  que eran globos, y utilizando mis binoculares me pude dar cuenta que  estaban formados de 2 piezas, una verdosa arriba en forma como de  cuadrado y la parte de abajo como una gota de agua de color  plateado-cromado, pero no se podía apreciar exactamente la forma del  objeto, además eran muchísimos (alrededor de 30 o más objetos  todos iguales), con dirección este-oeste, directo al centro de la  ciudad".
La mañana del 14 de Diciembre, a las 8:45 am observé personalmente (quien este reportaje escribe) un extraño fenómeno, y aunque no afirmo que se trate de algo relacionado con el avistamiento del día anterior, me siento en la obligación de comentarlo por lo particular de su desarrollo: un cielo muy azul, pero atestado de una gran cantidad de nubes blancas, de las cuales observé una en constante movimiento en ruta este-oeste, a cierta velocidad. Lo que hizo especial este "movimiento" era que de todo el cúmulo de nubes, sólo ésta se movía, el resto carecía de movilidad. Esta particular nube, llegó hasta donde se encontraban otras de mucho mayor tamaño y densidad y se detuvo en ese preciso instante. A partir de allí, el movimiento fue nulo. El hecho se produjo en pleno centro de la capital (Av. Baralt), entre el Palacio de Miraflores (Palacio de Gobierno) y el Consejo Nacional Electoral. Hay que destacar que este tipo de "camuflaje" es muy común en los ovnis.

Como podemos observar, este acontecimiento fue observado por muchas personas (incluyéndonos) que pudieron ofrecer su punto de vista para la evaluación del caso. Pero esto no es todo, pues dos nuevos informes, acompañados de fotografías que ya fueron analizadas, continuaron suministrando pruebas del auge de objetos voladores que sobrevuelan nuestro país.
 El amigo Jorge Cabrera nos hizo llegar un importante material gráfico captado  por su hijo Jorge francisco (de 17 años) y que fue tomado con una cámara  digital Kodak DC20. Esta imagen corresponde al domingo 25 de junio, desde la  hacienda "El Cacao", cerca del valle de Pedrogonzalez. hemos recortado la  fotografía para resaltar la parte importante de la misma.
 Esta fotografía corresponde al sábado 21 de octubre del 2000, durante una     excursión al cerro Guayamurí. De acuerdo a la versión del testigo, sería   aproximadamente las 7:30 am cuando observó tres objetos extraños que   ascendieron lentamente desde el otro lado del cerro. 
No llevaba la cámara preparada, y cuando logró ponerla en funcionamiento, los objetos habían vuelto a descender tras el cerro. A los pocos minutos reaparecieron por el lado derecho de éste. Comenzó a disparar la cámara, pero le resultó muy difícil enfocar, pues se encontraba en equilibrio precario en una pendiente muy acusada. Esta fue la única foto en que logró obtener una imagen razonablemente clara. La DC20 solo permite ocho tomas, y ya habían gastado tres antes de iniciar el ascenso.

El 22 de Diciembre, Ricardo Vaca, ingeniero de 40 años, manejaba su automóvil por el acceso abierto entre Fuerte Tiuna y Cumbres de Curumo (en Caracas) y de pronto -alrededor de las nueve y media- una gran luz en el Ávila llamó, obviamente, su atención: "Yo conozco bien el cerro y nunca había visto eso allí. Lo primero que pensé fue que habían construido una casa de guarda parques muy grande porque entre el reflejo se veían como unos ventanales. Al día siguiente me fijé otra vez y no había nada. Cinco días más tarde hablé con unos amigos y ellos también la habían visto y me explicaron que pensaban que se trataba de un ovni o algo así".
El 03 de Enero de este año, nuevamente recibimos información de un posible avistamiento, el cual nos describe el amigo Jorge Cabrera:

"Ayer en la tarde (02 de Enero) me encontraba con mi esposa en playa Zaragoza (en el valle de Pedrogonzález) cuando a las seis en punto de la tarde observé en el cielo un extraño fenómeno. El sol ya había descendido tras unos cerritos, pero aún había muy buena iluminación. En dirección noroeste observamos un objeto que se desplazaba muy lentamente en dirección al mar, en trayectoria oblicua. El "objeto" tenía una larga cola blanca muy brillante (más blanca que las nubes) y su trayectoria era muy recta (quiero decir que no hacía virajes ni otras maniobras. Por su lentitud me imagino que se desplazaba a gran altura. No me parece que se tratara de un avión ni nada parecido, aunque no puedo descartar que se tratara de un meteorito (hablo, por supuesto, desde la ignorancia más cabal). Al cabo de diez o quince minutos lo perdimos de vista tras las montañas. Otros bañistas también lo observaron (había muchísima gente en la playa a pesar de la hora). No llegamos a oír ningún sonido".

Otro punto importante a resaltar en este reportaje especial, es la constante presencia ovni en torno al Cerro Ávila, que es el pulmón montañoso que recorre toda la ciudad de Caracas, de punta a punta, y que está considerado como un punto energético de gran importancia.
Constantemente llegan a nuestra redacción avistamientos observados en los edificios cercanos al Ávila, y muchos testigos aseguran que ven (literalmente hablando) cuando "los ovnis atraviesan la montaña y se adentran en ella". Se asegura que dentro del Ávila (quizás en otra dimensión) hay una base extraterrestre.

En los Médanos de Coro, es muy habitual observar ovnis sobrevolando la zona, y los residentes de la zona los conocen como "los avioncitos". De hecho, muchos de ellos se reúnen en la entrada de sus casas para verlos pasar diariamente.

La hermosa ciudad de Mérida, sitio turístico por excelencia, es otro lugar donde es fácil observar ovnis. Este informe del amigo Virgilio Echeverría, así lo confirma:
"Resido en la ciudad de Mérida, y en buena parte mi inquietud se debe a que, a mi parecer, los avistamientos de objetos voladores no identificados en la región quedan sin ser adecuadamente investigados, a pesar de ser bastante frecuentes. Hasta la fecha no sabía a quien comunicar esa clase de fenómenos. Quisiera compartir con ustedes una observación realizada por mí, personalmente, en la madrugada del pasado domingo 21 de enero del presente año: Más o menos a las tres de la madrugada de ese día, escuché un ruido muy extraño, como un zumbido bajo. Supongo que de haber estado dormido no lo habría oído, pues apenas era detectable. Salí al balcón de mi apartamento a ver que ocurría (vivo en un piso nueve), y entonces pude observar una luz anaranjada que se desplazaba en dirección al sur, más o menos en dirección del aeropuerto de Mérida (olvidé decirles que mi residencia se encuentra en el sector El Llano). La luz no se desplazaba a mucha altura, como pude darme cuenta al comparar su posición con las luces del Hospital Universitario (yo diría que estaba más o menos un poco por encima del techo de éste). El ovni pareció detenerse un instante sobre las instalaciones del aeropuerto. Emitió dos destellos blancos y luego cambió de dirección hacia el oeste, saliendo de mi campo de visión. No creo que se tratara de un avión, por la forma en que se desplazaba, y sobre todo porque en el aeropuerto de Mérida no hay aterrizajes nocturnos y menos a las tres de la madrugada. El objeto también fue visto por mi novia, quien coincidió con mis observaciones".

El último día de Enero del presente año, el amigo Carlos Marino nos informó de un posible avistamiento, descrito de la siguiente forma:
"Ayer (31/01/2001) estaba en mi casa y estaba despidiendo a un amigo y al cerrar la reja del estacionamiento y cuando iba a mi casa vi una luz muy fuerte, no como la de los aviones (Yo vivo en el junquito y tengo la vista hacia el mar - exactamente frente al aeropuerto - y parte del Ávila, y veo todos los días los aviones pasar al frente), esta extraña luz cruzo por frente de mi casa (no cerca, estaba lejana) muy despacio, cuando esta llegando a Caracas acelero de tal manera que casi lo pude ver... Cuando iba lento, vi un haz de luz (como un rayo), eso fue lo que mas me llamo la atención.. La otra cosa extraña que generalmente la luz de los aviones se ven amarillas, esta era muy fuerte y como blanca, como las lámparas fluorescentes y no era continua sino se prendía y apagaba..."
Pero aquí no terminan las historias de fabulosos avistamientos, ya que el 28 de Enero hubo un importante avistamiento en Valencia, Estado Carabobo.
 Esta increíble imagen fue capturada del video que filmó Orlando Ortiz en  Valencia el pasado 28 de  Enero. Por las características del fenómeno se  puede deducir que se produjo a gran distancia del  sitio de observación, y que  por supuesto se trato de una gran bola de fuego. Aún no se tienen otros  testigos oculares, y no se sabe de ningún aparato o satélite que haya sido  enviado o haya caído en  la Tierra. Por lo general, cualquier artefacto hecho por  el hombre que ingresa a la atmósfera se  quema en varios pedazos que se  desprenden del mismo.
El día domingo 11 de febrero de 2001, a las 18:30 HLV (22:30 GMT), el periodista Luis Roberto Mendoza se encontraba en la aldea Santa Filomena, cercana a la población de Seboruco, Municipio Seboruco, Estado Táchira, Venezuela, cuando residentes de la aldea empezaron a observar un extraño fenómeno lumínico que se veía al norte de su posición. Según manifestaron era una luz grande incandescente que se desplazaba lentamente y se detuvo. Como característica resaltante, hay que mencionar que a esa hora aún había luz de día como para confundirlo con un lucero grande; el periodista también manifestó la presencia de nubes muy negras que hacían presagiar una tormenta, y a las 18:58 HLV con Defensa Civil Táchira para reportar la novedad. Para las 20:00 HLV aún permanecía la luz en la zona, moviéndose lentamente y en oportunidades descendiendo o siendo tapada por nubes, pero finalmente volvió a aparecer moviéndose hacia los lados.

Por estos días, una bola de fuego registrada en video cayendo por el cielo de San Cristóbal y se convirtió en la sensación desde que fuera transmitido una y otra vez por la señal televisiva de RCTV. Jesús Flores captó lo que parece un enorme objeto en combustión, con una larga cola de fuego, describiendo una ligera curvatura en su ángulo de caida. Finalmente, lo que sea que cae termina por desaparecer ante la cámara. Según la corresponsal de RCTV en la zona, Yamileth Jiménez nada más se ha sabido, salvo que se vio también en la ciudad de Cúcuta, Colombia. Sin embargo, no se reportó lugar de impacto, ni restos de nada. Hay dos teorías: que se trate de restos de material cósmico o de una nave en problemas. ¿Un nuevo Roswell...?

Por si esto fuera poco, el pasado 15 de Febrero recibimos esta nota con un nuevo avistamiento, esta vez en la ciudad capital: "A las 21:33 (9:33 p.m.) una luz con forma similar a un globo o pelota, de color blanco, surcó el cielo en dirección 330º para luego de aproximadamente haber cruzado Caracas y describiendo un arco tomó rumbo hacia el Oeste. Observado con los binoculares por parte de mi esposa y yo, no presentó las características luces de posición ni estroboscópicas de los aviones. Luego a las 21:47 (9:47 p.m.) se observó el paso de un avión, lo cual nos permitió notar la diferencia entre un objeto y el otro".

Este avistamiento fue confirmado por Carlos Rodríguez, quien nos dice: "yo y dos personas más (mi hermano y mi padre) vimos esa aparición del 15 de Febrero. Eran como las 9:30 de la noche y se apareció de la nada una luz muy particular y además tenía una dirección anormal, venía de oeste a noreste haciendo una curvatura hacia el Ávila en donde la perdimos de vista, y como cinco minutos después pasó un avión con todas sus luces de navegación exactamente como lo narran los testigos. Me pareció muy extraña la luz del ovni, pero como no hizo ningún movimiento brusco no lo tomé mucho en serio pero bueno parece que hubo más personas que lo vieron, de todas maneras estamos pendientes por si se ve algo".

Pero un suceso especial, y difícil de olvidar, se registró en 1995, en Táchira: El día martes 06 de Junio de 1995, a las 19:40 horas, fue observado por lugareños de los caseríos "El Palmar de la Cope" y "Vega de Aza", Estado Táchira, Venezuela, una luz entre la niebla y lluvia que caía en la zona, la cual descendió a tierra y explotó, siendo reportado el suceso por una unidad Radio Patrulla de la DIRSOP (Policía). Al sitio del suceso fueron enviados Unidades de Rescate de la Defensa Civil de San Cristóbal, presumiendo un siniestro de una aeronave. Posteriormente, luego de confirmación con el Centro de Control de Transito Aéreo de Maiquetía y la Torre de Control del Aeropuerto de Santo Domingo, se verificó que no había aeronaves reportadas en el área y al verificar el sitio por tierra no encontraron nada extraño en el lugar donde afirmaban que había caído un avión. El día miércoles, en horas del amanecer, las comisiones se retiraron del sitio a pesar de las informaciones de los pobladores del lugar que afirmaban haber visto una gran luminosidad y oído un gran estruendo al que habían confundido por la caída de un avión incendiado.

Hasta ese entonces se pensó que era simplemente una broma o falsa alarma de la ciudadanía al llamar e indicar este tipo de novedad, más posteriormente técnicos del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARN), al procesar la información por la División de Alerta Marn y Termo Hidrografía, recabada mensualmente por la Estación Climatológica del Marn, ubicada en el páramo "El Zumbador", Estado Táchira a 2.700 mts. de altura sobre el nivel del mar, indicaban que el día Martes 06 de Junio del ´95, a las 19:40 horas quedó registrado en los equipos de medición que ocurrió un descenso violento de humedad relativa al ambiente que bajó a 53% cuando lo normal es entre 70% y 90% de humedad relativa como promedio; además también quedó registrado en el reporte de temperatura la variación de temperatura ambiental registrada cada hora por día en la zona y registra para la fecha del incidente una temperatura de incremento violento de 28º centígrados en horas de la noche, cuando la temperatura promedio normal oscila entre 12ºC a 17ºC, durante el día y en la noche desciende a 10ºC a 12ºc como promedio, durando para llegar a su nivel promedio de noche unos treinta minutos subiendo lentamente en ambas lecturas de equipos distintos.
Lo que se pudo analizar que en realidad los pobladores habían visto caer algo que produjo una gran ola de calor que desplazó varios kilómetros a la redonda, ya que donde decían los pobladores queda relativamente cerca en el mismo sector de la Sierra Oriental de San Cristóbal a unos diez kilómetros de la Estación de Climatología. Unos indicaban la posible caída de un meteorito, otros la descarga de una gran centella (rayo de gran magnitud). Por otra parte, el resto opinaba algo relacionado a extraterrestres. Lo que sí se puede mencionar es que días antes (el sábado 03 de Junio de 1995), en la población de "San Pedro", ubicada en el Departamento Sucre, Colombia, en horas de la noche se registró un hecho con las mismas características del antes descrito, pudiéndose verificar en la prensa colombiana, específicamente en el diario "El Tiempo", de fecha 05 de Junio de 1995, el cual narra que pobladores vieron caer un gran objeto incendiado entre la niebla y lluvia esa noche, la cual habían confundido con un avión incendiado y llamando a la Defensa Civil de San Pedro, que se apersonó en realizar una búsqueda del supuesto avión, pero sin localizar nada, mas los moradores indicaban haber visto caer un objeto y un gran ruido.

La Gran Sabana (en el Estado Bolívar), es un punto aparte en lo que respecta a este importante tema. Existe un completo mapa elaborado por Roberto Marrero donde pueden observarse las zonas de avistamientos, fenómenos lumínicos, bases intra terrenas, tepúes, portales dimensionales y pirámides, entre otras muchas cosas. Las personas que han estado allí, aseguran que es un ambiente increíble, donde lo desconocido y la magia del lugar se mezclan para producir un efecto único en el mundo.

José Iglesias
Inexplicable

Venezuela

Colaboración